ISO 50001 un certificado de eficiencia energética

La normativa internacional ISO 50001 pretende garantizar un sistema eficiente de gestión de la energía y permitir que las empresas mejoren su eficiencia, los gastos relacionados con la energía y la emisión de gases de efecto invernadero. 


Empezó a aplicarse a partir del verano de 2011, a través de la iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO), que demandaba una normativa que respondiera al cambio climático y al aumento de los estándares estatales de gestión de la energía. 


El objetivo es ser una herramienta de ayuda para la gestión eficiente de empresas y organizaciones mediante sus propios procesos. Aparte de la característica de respeto ambiental también destaca la de ahorro en el consumo, mediante la implicación de los empleados y directivos.

 

 Supone además una muestra de compromiso medioambiental, certificada mediante las auditorías realizadas por las entidades acreditadas que se basan en la metodología del “círculo de Deming”. 


En primer lugar se establece un plan energético pra la mejora de la política de la empresa en este sentido, para posteriormente desarrollar las acciones previstas. La tercera fase es la de monitorizar los resultados y su correspondiente valoración. En el último lugar, se establece una cuarta fase de revisión de los resultados, de la que pueden derivar otras acciones de corrección o de mejora. 


España es el octavo estado del mundo en número de certificaciones ISO 50001, lo que según el presidente de la entidad certificadora AENOR es un valor añadido para el conjunto del estado:”Una certificación concedida por una entidad ampliamente reconocida es un verdadero pasaporte que facilita el acceso a mercados exteriores” asegura Carlos Esteban. 

 

En 2015 la demanda de estos certificados creció un 77% a nivel mundial. Entre otros motivos, este aumento responde a uno de los más significativos datos relacionados con la implantación de esta normativa: según un estudio de la Organización Internacional de Normalización(ISO) estas medidas suponen un ahorro de entre un 5 y un 30% en energía. 


No menos relevante, otro dato para tener en cuenta es que, según ISO, nueve de cada diez organizaciones que aplican esta norma  la recomiendan, y el 95% de los usuarios dicen que ayuda a identificar las actividades según su consumo de energía, favoreciendo así la imagen de la empresa.

Te llamamos?

Rúa da República Checa, 40
15707 Santiago de Compostela
A Coruña